Tambièn està un Te quiero

 

Tambièn està un te quiero

 

Lo que ves es lo que hay, lo que hay es lo que ves, dicen.  El problema es la mentira que encierran esas palabras. Si fueras pinocho, tu nariz esta mañana tocarìa California, y mira que està lejos.

 

Hay un mapa en la pared, pero es solo una mancha visto desde el otro lado.

 

Tambièn hay una laptop en el escritorio, mi lunchera, un poster de Dr. Seaus que lee “Kid, you`ll move mountains” y el periòdioco que acabo de poner allì nadamàs aventado con sus historias sin leer aùn.  No es mucho lo que veo, pero estoy yo tambièn,  no me veo a mì misma, alguien màs tendrìa que verme aquì sentada escribiendo con una pluma prestada, un sueter negro de tres cuartos de manga, el pantalòn rosa coral y zapatos negros; eso es lo que ves tù, yo lo sè porque eso fue lo que escogì ponerme hoy, pero aquì y ahora solo tù me ves. ¿No es raro?

 

Y esa, es solo una pequeña parte de las mentiras que se ocultan en la frase de “lo que hay es lo que ves, lo que ves es lo que hay” y el truco de los ojos o la realidad escurridiza que no se compromete a ser corroborada. Te quiero tambièn existe en el mismo cuadro, espero que lo veas.

 

Del otro lado de la pared te veo con mi oìdo. Hablas con alguien que no distingo, podrìa ser Rahe. Te distingo a ti, y porque te vi hace rato en el àrea comùn, veo tu camisa salpicada de verdes y magenta, y tu pantalòn verde petroleo. Oigo tu voz que se esconde en murmuraciones, me dice que estas hablando en voz baja, y veo esos ojos tuyos que abres màs cuando hablas que cuando escuchas. Te miro con mis oìdos y te conjugo con un te quiero que esconde la necia invisibilidad.

 

Beatriz Osornio Morales, imagen de la red

 

 

Anuncios

Cuando Llamas a Mi Puerta

 

Cuando llamas a mi puerta el tiempo se contradice, al mundo le sucede lo mismo. Con tu sola presencia  recuerdo  de mañana a hoy; mañana cuando saltè la cuerda contigo por segunda vez, hasta hoy que espiabas mi ventana desde los artilugios del tiempo.

¿Con què boca iba a reclamarte? ¿Con què beso?

 

…No era mi intenciòn pero se acabò el slurpy antes de que sonara el timbre -Shit! se apagò la luz, me apaguè y sì te abrì -Estaba a punto de llamar otra vez, dijiste ante la sorpresa de una puerta que se abre repentinamente…Tenìas la mano levantada cerca del tìmbre, el pelo suelto que me enloquece y, ese aroma tuyo despuès de bañarte…

 

Ante el argumento de que no me habìa tardado demasiado en abrir y mi sonrisa, intentaste, mejor dicho quisiste admitir tu impaciencia pero en lugar de eso te justificaste. -Està oscuro- a lo que respondì con una sonrisa silenciosa que no sè si advertiste en la oscuridad. Tù no sabìas lo que estaba pasando por mi mente en aquel momento, asì que me besaste entre la boca y las mejillas como para derretir el hielo.

 

Uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis…la cuerda me golpea el tobillo, entonces hay que empezar de nuevo. El beso de fuego…

 

Ayer està cerca. Hoy es mañana y continùa la cuenta….

 

Como iba diciendo, lo recuerdo todo, lo recordarè pero no sè por cuanto tiempo. Si se aleja uno mucho en el pasado corre el riesgo de no poder encontrar el camino de regreso, ni siquiera al futuro donde estamos juntos para siempre, pero què màs da si hoy te quiero. Tu llamas a mi puerta y yo te abro.

 

Beatriz Osornio Morales. Imagen de Marc Shagall

No Es Solo Mi Imaginaciòn

A Dolores O y todos sus fans.

Estaba en la peluquerìa cuando leì las noticias. Mi hijo el mayor ocupaba un corte, asì que aprovechando que era dìa festivo, lo lleve. En cuanto di las indicaciones sobre el corte de pelo a la estilista, hice lo que hago siempre en esos casos, sacar el celular y entrar a facebook o leer mis emails. Entrè a facebook y casi en seguida vi que una de mis amigas compartiò la noticia de la muerte de Dolores O`Riordan, me congelè allì. Querìa salir corriendo y a la vez quedarme y preguntarle a las estilistas si habìan visto las noticias. Hacer algo, pero què. Querìa que fuera solo mi imaginaciòn. Leì nuevamente la publicaciòn. Era vaga. Un periòdico que yo nunca habìa leìdo informaba que la cantante lìder del grupo de rock noventero The Cranberries,  habìa muerto inesperadamente hoy a la edad de 46 años,  mientras visitaba Londres para una ràpida grabaciòn. Era 15 de Enero. Corrobore y corrobore compartiendo cada enlace en facebook, como si eso fuera a cambiar algo. Debìa ser cierto pues el mundo de la mùsica se declaraba en luto.

Al salir de la peluquerìa le comentè a mi hijo que habìa muerto Dolores O`Riordan, “¿La de The Cranberries?” preguntò sorprendido. Ellos que aun son jòvenes,  la conocen porque yo la escucho muy seguido, tengo varios de sus discos, tenìa màs pero ya saben lo que pasa cuando uno presta un buen libro o un buen disco, no vuelven,  tambièn veo sus conciertos en vivo en Youtube. “Què triste” concordamos los dos.

Dolores O`Riordan no era solo la voz de The Cranberries, era compositora, guitarrista, luchadora, mamà, hija, hermana, mujer, e indudablemente era inspiraciòn.

En el debate con su muerte, hay que entender y agradecer por todo lo que hizo para entregarnos su mejor parte, su esencia, su alma en su arte tan inconfundible. Tengo la esperanza de que se fue segura de haber entregado lo mejor.

Si tuviera que escoger un albùm como favorito entre los muchos que creò, a pesar de lo difìcil que es elegir, pues todos me parecen geniales, escojerìa “Burry The Hatchet”https://www.youtube.com/playlist?list=PLrdtw9rf8HRqhAvmL7PWHxfBkKWiFUluF porque expone su madurez musical y creativa “loud and clear”:   abarca temas trascendentales como el instinto y el amor maternal en “Animal Instinct” y “Saving Grace”,   la magia de la imaginaciòn en “Just My Imagination”, extremas emociones en “Shattered”,  desilusiòn humana en “Promises”, la ilusiòn de llegar a una edad adulta en “Desperate Andy”,  crìtica ante el plagio y la limitada originalidad en “Copycat”,  libertad de expresiòn y denuncia en “Delilah” se atreviò a tratar y denunciar temas duros como el abuso sexual infantil en “Fee Fi Fo”,  la remembranza y quizà la conciencia de poder haber hecho las cosas de distinta manera en “Dying In The Sun”. Y cada una de las canciones dotadas de su propia experiencia y de la poesìa de su voz, que ya sola era un instrumento poderosìsimo para transmitir lo inexplicable de cada tema. 

No queda màs que agradecer por tanta vida en tu mùsica, diva del rock,  a cada canciòn le ponìas mucha Lola. Contigo aprendì que uno viene a este mundo para entregarse a la vida. Asì que como dijo otro grande: Gracias totales Dolores, Lola O`Riordan.

Al diablo con la muerte, nos queda tu arte, seguiràs inspirando a generaciones venideras, y no es solo mi imaginaciòn.

 

Beatriz Osornio Morales, imagen de la red.

Del Ciego Que Midiò el Tiempo en Pasos

 

XI


Te lleno los ojos


                         de invisibles cuerpos…


                ondulando con


             un dedo


tembloroso


                     tu voz,


invento una piel a su luz


en las tinieblas,


                    y es mía,


 tu lengua que alumbra en mí


visionarias palabras:


                                            Es un deleite de amar,


desde el ojo-corazón agónico
del ciego.




Beatriz Osornio Morales,

Libertad Vs. Felicidad

Por mucho tiempo creí erròneamente que la felicidad era sinónimo de libertad y viceversa. En cada acto que realizara estaba mi búsqueda de libertad.
En retrospectiva, creo que desde que tengo uso de razón he vivido con la noción de actuar con libertad, y cuando eso pasa, tarde o temprano la libertad se alcanza, pero puede pasar que de tanto buscar, se quede uno acostumbrado a ello, y la libertad pasa desapercibida. El logro de la libertad no se da en un solo momento que podemos señalar, como decir “hoy”, “en este instante” he logrado ser libre. ¿Libre de qué o de quién? Podría afirmar que la libertad es la conciencia de sentirse libre.
He mencionado antes, en algún otro momento de letras, que para algunos filósofos la conciencia es sinónimo de libertad, entre ellos Jean Paul Sartre y algunos otros del movimiento Existencialista, que buscaron en su tiempo alcanzar una conciencia capaz de entenderse como individuos dentro de una sociedad. El autoconocimiento (conciencia de si mismo) ayudaría a ejercer en cada elección, en cada acción responsable, el elemento de la libertad. “Me las arreglé para mantener la mente en paz, siendo cuidadoso de nunca excluir completamente la libertad que exalta, ni la necesidad que justifica.” señala Sartre  en la página 172 de su autobiografía “La Palabra”
Alguna vez una amiga mía sugirió que yo parecía ser muy libre en mis elecciones y decisiones. En las circunstancias personales por las que atravesaba entonces, recuerdo que le respondí que yo no me sentía libre; yo esperaba que al ser libre, tendría que sentirme el ser más feliz sobre la tierra y no era asì. Soy feliz en cuanto a que soy consciente de mi capacidad para experimentar la felicidad, pero al parecer los humanos no estamos hechos para la felicidad permanente, ahora entiendo.
El balance actual de esta incursión en el pensamiento, indica que la felicidad es aun parte de esa busqueda que nos lleva a ejercitar la libertad, el momento esperado, la eternidad del instante, pero hasta entonces, la felicidad seguirá siendo lo más buscado, ante todo, lo más utópico de la vida. Admito que en mi vida, lo más esencial sigue siendo la libertad y la conciencia.
B.O.M, imagen de la red.

Primera Luna

Todavìa estaba de moda hablar de comienzos. Yo escribì la fecha cuidadosamente para no equivocarme, como la primera vez. Era la segunda vez que escribìa la fecha en lo que iba del año. Ayer no escribì para nada.

De camino al trabajo colgaba una enorme luna a mi izquierda. No pude tomar foto porque iba manejando, solo se plasmò en mis ojos, en mi mente aun persiste la gran luna, la inusual esfera de cara luminosa hacia la tierra. La vi y seguì manejando.

El mapa de la luna estaba màs claro que nunca, a pesar de que ya eran cerca de las 7 de la mañana, distintos tonos de luz y sombra dibujàban su figura grave en el fondo de la luz opaca, un color entre el blanco y un apenas sospechado àmbar. El cartògrafo habrìa estado encantado de reproducir el mapa de la primera luna.

Hubo que corregir, obvio. Escribì el 2 sobre el 3, Enero y el 2018 se dibujò plàcidamente en la pàgina. La otra pàgina, èsta no. Aquì escribì la fecha cuidadosamente.

Dìcen que la luna no habìa estado tan cerca de la tierra en mucho tiempo, que es un fenòmeno natural que no se observa a menudo, y puede que sea cierto, yo nunca habìa visto una luna asì de grande, y vaya que ya tengo mis años. En las redes sociales polùlan las lunas de aquella noche, pero nada se compara con la primera luna que yo vì de camino al trabajo; asì, redonda, perfectamente encendida, ni blanca ni àmbar pero luminosa, cerca de los techos para velar el sueño de los niños que aùn duermen, o los pasos de los que se dirigen hacia algùn sitio, como yo.

 

Beatriz Osornio Morales

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Un país moribundo… 😞💭

Venezuela

En estos días, mientras andaba por las calles, fui testigo de un país que está muriendo. En la terapia intensiva de una resignación desconocida para mi, pareciera que muchos esperan su último suspiro, la expiración total de su existencia, la declaración legal de su muerte…

Y como todo moribundo, hay quien a su alrededor, se está peleando por lo que deja, por sus pertenencias, sus riquezas y todo lo que en sí mismo produjo, cuando era un país próspero, libre, alegre y con ganas de seguir la lucha que comenzó en los días de una independencia que hoy suena a utopía, a cuento de la abuela, a más nunca.

En su testamento hay riquezas de todo tipo, si, a pesar de que su propia familia le ha robado de manera recurrente, queda oro y cualquier piedra preciosa que pueda tan si quiera pensarse, así como minerales y tesoros en…

Ver la entrada original 778 palabras más

Sol Verdadero

 

 

Cuando volteo hacia adentro

reconozco la poesìa

se parece un poco a ti

(algo divino) y a la esquizofrenia del amor.

 

No te sorprendas si escuchas voces

de la nada

¿Acaso no tiene mi dulce voz? ¿la nada?

a esto hemos llegado

 

Ayer a la hora del cafè

descubrì el escondite de tus ojos

y no sabes cuanta nostalgia sentì

cuàn càlidos me miraron

 

Al darse cuenta del extravìo

que formula cada dìa

recurrieron al puente

què locura

dices

hay puentes que separan

 

como el salto de esta lìnea que

estalla                    se rompe y

se une  en las  palabras

 

y sin embargo

es el mismo rìo que lleva a ti

como  todos los caminos

que conducen a Roma

 

A veces

cuando miro hacia adentro

solo hay oscuridad

tu voz no tiene cara

es un sol negro tu voz

 

poderoso e inmenso

sol sin cielo

ni vacìo

sol inexistente

dentro de mi

verdadero.

 

Beatriz Osornio Morales. Imagen de la red

El Surrealismo de la Realidad

Una de las noches màs extrañas alguien llamò a la puerta, era cerca de la media noche. Llamaron con insistencia como si avisaran de alguna emergencia.

L se levantò al baño. Yo no oì cuando timbraron la primera vez, pero oì que L preguntò desde el baño si estaba sonando el timbre de la puerta, o si acaso serìa alguno de los electrònicos que hubièsemos olvidado apagar notificaciones, no sè si se dirigìa a mì, pero conteste que no. Entonces oì la insistencia del timbre. Me dio miedo y le dije a L que no abriera, pero ya se estaba poniendo la bata para ir a investigar què rollos querìan a esa hora.

Me levantè de un saltò  con la intenciòn de espìar por la ventana. Antes de ir a la ventana agarrè el celular por si tenìa que llamar a alguien de urgencia. Cuando abrì una de las cuentas de la persiana en la ventana de la oficina que da a la entrada, no pude ver nada, la calle estaba desierta.

Fue aterrador porque harà unas dos semanas o quizà menos, llamaron a la puerta como a las 9 pm. Cuando bajamos, solo vimos que un carro estacionado enfrente de la casa encendiò las luces y arrancò. No reconocimos el carro y es raro que llamen a la puerta despuès de ciertas horas, sobre todo gente desconocida. Vivimos en un paìs de locos, por tanto, yo no abro la puerta si no reconozco a nadie.

Anoche L se quedò un rato abajo, esperando en silencio y en la oscuridad, espiando tras la persiana. Dice que casi en seguida viò el carro pasar de regreso sin detenerse. Si fue alguien que se equivocò de domicilio ¿Tenìa que llamar con alarmante insistencia, quièn recibe visitas a deshoras, què tipo de visita serìa? todas esas preguntas estarìan justificadas en dicha circunstancia. Excepto, ¿Serà posible que fuera la misma persona de la otra vez? si lo era ¿Quièn es y què quiere con nosotros?

Como L tardaba en volver  y yo no escuchaba nada, màs que un silencio màs pesado que el de la noche, gritè desde la habitaciòn ¿Estas allì? Nada. Solo silencio. Bueno pues què rayos es esto. Tome nuevamente el celular y descendì las escaleras a la mitad,  desde donde gritè un poco màs fuerte ¿Dònde estas? entonces èl contestò sorprendido, al parecer se asustò. Aquì, dijo. ¿Què estàs haciendo? No me gusta nada, dijo. La otra vez igual. Es posible que fueran las mismas gentes, dijo que el carro se parecìa.

Entre eso y lo otro, decidimos volver a la cama e intentar dormir,  pero  despuès de la extraña y para entonces aterradora visita, tardè en conciliar el sueño.

Hoy fue un dìa con tinte surrealista en el trabajo. Todos actuaban como si hubièsemos coincidido en un sueño y trataban de escapar, pero nuestras miradas se seguìan unas a otras, asì actùan los granujas.

Esto es solo un ejemplo de còmo la vida puede ser surealista en su màs cruda realidad, incluso para los historiadores la realidad corriente es màs extraña que la ficciòn, de allì que la viven con una intensa y rara pasiòn, a mi me parece raro y ¿a ti?

 

Beatriz Osornio Morales, imagen de la red.