La lluvia peina tus ojos

Había que debatir la realidad con la locura ser niños, derribar torres. Pensar en el sueño y soñar en el pensamiento. Tú tenías un nombre lapidario pero ya no importa, qué me puede importar estando muerto. Lo único que quisiera saber es si podré oír el canto de las cícadas, el diálogo de los árboles... Leer más →

Recordar

Sería una odisea recordar la última vez que asistí en un salón de clase en la preparatoria. La última vez que fue la última se ha olvidado. Después de casi un mes asistiendo en la secundaria, estar aquí solo puede inspirarme querer huír de este salón sin ventanas. Dentro de sus cuatro paredes de concreto... Leer más →

Las cosas como son

Un relato publicado previamente en Solo novela negra: “Escribir lo que salga, lo que fluya de la mano trémula… escribir con firmeza de suicidio” Ssh!... llevo noches, más bien traigo encima días y noches sin dormir, abarrotadas compuertas de insomnio en la espalda, hace, hago, hacemos tiempo que estoy sombrío a mi propio juicio. “No... Leer más →

Labios inhóspitos

Cuando estés ausentelo que hay que hacer es voltear y mirar, que estas conmigode labios inhóspitos, palabra.Los hombres leen, al azartrasiegan aureolas,pero el halo de una llama oscuraanticipa el paso de los pies,avanzan a ciegasen la hoguera,sobre las piedras desaparece,avanza la periferia de la desolación.Tus pasos se sientan a llorar;siguen siendo tus pasosperseguidos,hasta desembocar en los litoralesdel... Leer más →

Grito con lluvia

Ver llover es aferrarse a la memoria, una ciudad se siente abandonada en la noche del grito, mientras las presencias vacías piden “justicia” desde su ausencia. Por aquí sólo pasan golondrinas mojadas, escapan de la lluvia antes de que sea torrencial; Eso me hace pensar en mi lugar vacío por tanto tiempo, allá en la... Leer más →

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: