Categorías
Cuenteando Interes Social Literatura Micros Uncategorized

A tiempo

Tu tiempo refleja qué es lo más importante para ti?

¿Cómo rayos vine a parar aquí? No sé, y por más que lo he pensado, estoy llegando a la conclusión de que es imposible saberlo. Es un instante de lo más extraño, podría tener 13 o 14 años de edad. Todo es estúpido últimamente, sobre todo la escuela.

Segundo año de secundaria equivale a:  matemáticas- ¡dénme un tiro! Idioma..pff, igual a escribir ensayos sobre bobadas, y si no, baja la calificación-sermones en la casa-eso de acostumbrar a los padres a las buenas calificaciones– Álgebra-no sirve para nada-los maestros de matemáticas escupen ratas y veneno para matar ratas, matar ratas es estúido.

El profesor de inglés piensa que es un catedrático, pero no del idioma sino de literatura, de filosofía, de escribir libros, books, aparte, se pone roñoso con la gramática y la ortografía. Para colmo mi mamá piensa que es normal. ¿Qué le pasa a este mundo?

Una de las cosas que extraño es jugar sin pensar en el tiempo, ahora todo tiene que ver con el tiempo, a tiempo todo, a tiempo, a tiempo, y al tiempo no le caigo bien, estoy seguro.

Los adultos parecen ser amigos del tiempo, hacen todo a tiempo sin quejarse. Yo, por primera vez en mi vida, me doy cuenta del tiempo…y en qué forma.

Este es un…era un instante de lo más extraño…

B.O.M. imagen de la red

Categorías
Books and Opinions De Escribir Interes Social Uncategorized

Bipolaridad Social

     Desde mi terraza pensaba en la temperatura del día, disfrutando de respirar el tierno amanecer y un café caliente. El frío y el calor, de un extremo a otro. Yo estoy en medio. Sin embargo, la precisión de esos dos extremos es subjetiva ¿En qué punto específico se define el frío o el calor?

     Luego pensé en lo tibio, lo bien que se está aquí, lo bien que se siente la neblina, o el vaporcito del café, un beso de mariposa, un pestañeo en la cara, una sábana tibia para aliviar los efectos de la anestesia o la pérdida de sangre. Quien quiera que haya experimentado algo de eso, sabrá que la tibieza es la temperatura perfecta, la más tolerable y hasta bienvenida para los humanos.

     Ahora bien, es comprensible que ante la palabra “tibieza”, nos venga en mente aquello de “me repugnan los tibios”. El caso es que de pronto, esa conexión explica de igual manera la bipolaridad social que existe en la actualidad, y que quizá sea una bipolaridad sistémica que ha existido desde hace siglos. A lo largo de la historia se han ido creando sociedades bipolares, enfermizas ¿por qué? En la biblia se encuentra el verso del Apocalipsis que narra: “`Así, puesto que eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca.” Ap.3:16. Eva Perón, en su apoyo y divulgación del peronismo,  utilizó mucho esa frase para enfatizar el nivel de fanatismo que debe existir en los aliados para ser considerados aliados, de otro modo, asquean y más valiera ser enemigos: “ Los tibios, los indiferentes, las reservas mentales, los peronistas a medias, me dan asco. “ Cita de El ciudadano.com a 101 años del nacimiento de Evita Perón.

     Y así, a lo largo de la historia universal, nos vamos encontrando con situaciones y dramas sociales que pareciera no dejan espacio para la templanza, o el equilibrio. Estamos siempre a extremos unos de otros, tristemente.

    Piensa en el arte como algo que ejemplifica (al menos en apariencia) el valor de la bipolaridad, puesto que es casi siempre una especie de chispazo, según algunos,  lo que detona el momento creativo. ¿De verdad es así?

     Se nos ha hecho creer que un genio o un artista, es un afortunado bipolar, a quien de repente se le ha prendido el foco para crear algo, como si la disposición, preparación , el conocimiento y el trabajo  no contaran en la creatividad.

     Yo te digo por experiencia propia, que por más momentos creativos que tenga, por más chispazos y prendidas de foco, si no hago el trabajo de narrar,  el trabajo de lenguaje, en el caso de escribir, tras el primer trago o el primer bostezo, aquello habrá quedado en el olvido, otros chispazos se cruzan, una comezón, o un problema en turno, harán desaparecer la primera intensidad, por lo que sin trabajo no hay texto, no hay poema. Si se le pregunta a un diseñador de modas sobre lo que toma el proceso de un nuevo diseño, quizá se ahorre decirte sobre los múltiples intentos, los borradores tirados a la basura, los ajustes de línea, qué sé yo. Igual que un artista, no va a enumerar la cantidad de bocetos que le costó cada obra. 

     Así que podríamos decir, que entre intentos se va templando la temperatura del momento creativo, por lo que al final queda la temperatura perfecta, la más tolerable, la más cómoda para la subsistencia humana.

Cada uno crea como sabe, como puede, como quiere. Pero últimamente he visto en la red, algunas afirmaciones que me hacen sonreír, como lo de que hay que hacer las cosas con ovarios, con huevos, o cojones, como lo prefiera, ¿y por qué? uno es libre de hacer las cosas como le venga en gana. Haga lo que haga, no se deje vituperar, usted sabe lo que quiere hacer y cómo lo quiere, lo demás es cuestión de temperatura y temperamento.

Puedo hacer una barbacoa en la terraza de un piso?

B.O.M. Imagen de la red.

Categorías
Interes Social Poemas Uncategorized

Elegía – a mi padre

Hace un año ya:

Por Beatriz Osornio Morales

No tengo fuerza ni palabras acertadas;
a tu cuerpo esta noche lo recibe la tierra,  
confiado en su cálido abrazo te acuna.

Sabes que al espejo se llega en el otoño, 	
y tras la nieve arrasada por el viento,
crece la vacuidad del prolijo invierno,
pero tu ya duermes placidamente.

No pude despedirme en persona, a tiempo 
con el resto de tus hijos, a ciencia cierta
tengo un hoyo clavado en el corazón,
como estocada a los  suspiros .

En este lado,  lejos de todo, menos de ti, 
enterrada en un chillido que nadie escucha,
supurando latidos, el corazón delator
cuenta nuestras historias,

pasando las palabras entre mis dedos,
atisbos de tristeza, cuál cuentas del rosario, 
donde tus alas levantan vuelo.
Categorías
Uncategorized

México

En la noche previa al Grito de Independencia en México.

UNA LUZ MÁS

Ya lejos del principio...
México es la llama de fuego
que mantiene la temperatura
del mundo; donde meto la mano
para salvarme del abismo.

Distante, más pequeño,  más deseado;
México, es más grande que pequeño, 
digamos que...el centro,
y yo sin identidad aún
queriendo palparte, México
plantar una ciudad en las nubes,
como Dior...
para reavivar el amor 
que dejamos morir entre los brazos.


Beatriz Osornio Morales

Ver la entrada original

Categorías
Interes Social Literatura Poemas Uncategorized

Eulogía a un padre

Ahora que  descansas bajo la mirada eterna,
ha crecido tu propia mirada más allá de la tierra,
encuentras la plenitud del conocimiento
como querías, así de inmarcesible, así los días.

No hay trecho mortal que te aprisione, eres libre
de ir y venir por los pasillos del recuerdo,
el mundo  reconocerá  muchos nombres,
pero nosotros sabemos bien quién eres.

Quédate tranquilo, aún tengo tu sueño,
velado bajo la luz de cada estación, sigue vivo,
seguirá alimentando la llama que calienta el hogar
y el futuro.

Los suspiros de mamá son parte de tu testamento, 
en el suelo aún moran tus pasos, 
destejiendo la nostalgia de la infancia;
y los juegos intrépidos de la juventud galopan.

Gracias a ti, di con el sueño más grande,
el sueño de soñar te lo debo a ti.
El sueño de la luz lo sembraste tú un día nublado,
a la vez que se extendían los trigales nuevos.

Cuando pienso en el tú que conocía la gente,
eres tan extraño, capaz de comerte un gato
y despellejar pasados, pero el tú que me creció
es un hombre valiente, que caminaba erguido
lleno de seguridad y orgullo en el trabajo.

Sabías cortar el pelo a los señores, no sé
cómo aprendiste, venían a buscarte a casa 
para sentirse mejor. Me gustaba ver
cómo les cubrías la barba con espuma.

Creías en la sanación del cuerpo por medio
de las plantas y los frutos de la naturaleza.
Fuiste un fiel cómplice de la madre tierra.

Tenías un rifle de caza y un revólver 
que casi nunca usaste, 
porque te gustaba más la vida que matar.

Seguramente ahora que ya descansas
bajo la mirada eterna, y vives en nosotros,
te sigue gustando más vivir que morir,
así de inmarcesible, así es la vida.


Beatriz Osornio Morales, imagen de la red


Nota: Hace meses que murió mi padre, y tras los momentos más tristes escribí una elegía, lo cual pensé después que ya de por sí una pérdida humana es triste, así que no he publicado dicho texto elegíaco. Pero este mes es mi cumple y he venido pensando que un ser cercano merece bien una Eulogía, antes que todo, las cosas lindas de una persona merecen ser conservadas, lo específico de su persona continuará viviendo. La elegía viene después.

Categorías
Interes Social La Musica y yo Uncategorized

Lost on You

Hay una canción que canta un brindis a todo lo que perdí en ti, que a parte de tiempo, no sé qué nombre le daría.

Solían ser muchas las cosas que me hablaban de ti. Solo porque no soy de las que se dejan al abandono, por puro orgullo me convencía cada día que yo también te había abandonado, incluso te abandonaba a diario.

Con el tiempo son menos las cosas que saben tu nombre, ya ni el abandono se llama como tú, y eso que no lo he intentado, realmente en lugar de esforzarme en olvidarte, decidí acordarme de mi todos los días, y para tu sorpresa (seguro te sorprende) encontré una mujer completa; no creo haber perdido gran cosa en ti, acaso, unas cuantas tardes enamoradas en las que me apegaba a ti. Sólo que esas tardes en su momento fueron un plus que no tienen porqué  ser pérdidas ahora.

Todas las cosas que perdí no son esas tardes, no sé cómo se llaman, quizá sean las cosas que sentía solo contigo, pero si no las sentía antes de ti, no eran pérdida, ¿Por qué considerarlas pérdida, si de ello puede resultar algo maravilloso?

B.O.M

Categorías
Literatura Poemas Uncategorized

Nada más

Nos desvivimos sufriendo pasados, 
evadiendo presentes, confrontamos
futuros que no pudieron ser
bajo una mano de justicia,
y nada más….
Nos llegan
Oleajes de noches sobre el Atlántico,
balas perdidas,
amor taciturno, 
pesa la piedra de una voz callada
empujada en declive
hacia la cima estera
…y nada más.

La sombra de un gato
aquel abrazo,
que un día sostuvo sus cuerpos cansados,
estaban solos sin
 nadie con quien hablar, 
los deseos sobornados
con paisajes mistrales,
se dieron a probar que había vida,
para morir un medio día.


Ya sólo somos ayeres
placer exaltado entre las piernas
de un cuerpo,
tirado en la carretera de éste poema,
alegría plena, somos… y nada más.


Beatriz Osornio Morales, imagen de la red.
Categorías
Uncategorized

Diario de Abril 9

En abril, narcisos y tulipanes encantan los jardines ingleses, colorean desde los patios de las casas hasta el extremo de las veredas, junto a las vías de los trenes, como si alguien siempre olvidara los bulbos fuera de temporada en el lugar menos pensado, y al llegar la primavera, aquellos brotaran al olvido humano, eso hace que los trayectos del tren sean más placenteros.

Pasando Newark hay una fábrica generadora de energía eléctrica, los múltiples cilindros despiden gordas bolas de humo que se funden con las nubes grises.

El alta voz dice que se aproxima la parada a Lincoln, donde nos recibirá el primo de mi marido.

Ariel piensa que las bolas de humo son de vapor…eran hace unos minutos, en el tren las cosas pronto ya son pasado.

Plataforma número seis. El viento sopla de forma inconsistente, aspirando partículas de polvo y retazos de cielo nublado, enredándolos entre los abrigos, pero en el puente que une las plataformas, se percibe el aire más fresco y húmedo por una brisa que llega de distintas corrientes, se adivina desde abajo, donde Ariel y yo intercambiamos miradas, y una tímida sonrisa logra zafarse de la fatiga al ver cómo flotan las bufandas y las cabelleras.

La puerta del vagón se cierra, el tren en el que llegamos se aleja, mis ojos ya observan desde un puente elevado. No entiendo la sensación de abandono que el tren deja tras su partida.

El Jardín de la Barrosa: Nuevas variedades de narcisos y alguna cosa más.

B.O.M. imagen de la red

Categorías
Literatura Micros Pandemia Uncategorized

Botella al mar

Encuentra en el mar un mensaje en una botella de hace 95 años y localiza a  la hija de quien lo escribió

¿Podre encontrar la paz que necesito para dormir esta noche, para cruzar el borde de esta poza negra con los pies del sueño? ando de brazos abiertos sin miedo a la caída del insomnio.

Pregunto a no sé quién. No es una pregunta retórica, hace tiempo que no hago preguntas retóricas. Esta es una pregunta que necesita respuesta, por eso voy a enrollar esta página en un pitillo delgado y alargado que pueda caber en la boca de una botella verde. Luego, haré un corcho con el tubo que ya no sirve de nada, y echaré la botella a naufragar, el río pasa a unos metros, solo tengo que abrir la puerta trasera, adentrarme un poco en la distancia y ya está. Sería mejor el mar, los naufragios tienen mejor destino en el mar. Mientras que el río va en una sola dirección, y las turbulencias de éste, solo pueden dejar las cosas atoradas entre las piedras, las ramas, o el descanso del velamen; el mar da muchas vueltas y tiene multitud de orillas. Si se pudiera llegar al mar por el naufragio del río, yo misma me tiraría al mar.

Beatriz Osornio Morales. imagen de la red