REVERSOS (Tercera Parte)

 

III

 

Trece años más,   menos

el azar del presente nos une y

nos separa, hermana

urbe y corazón sin vela ni bandera.

 

Una sonrisa nos delata, tú

y yo, hablando lenguas extranjeras;

tú por Ich Being de Ramstein,

yo, por una alquimia

que no rima en las palabras.

 

Creciendo vamos con las putas;

creciendo hermanas

del crimen y el romance,

de la letra que se humilla

por un traveling en Brooklyn y la maternal

caricia de lenguajes, ya ausentes, ya exhaustos.

 

 

 

Beatriz Osornio Morales. Video de YouTube.

Anuncios

Soy Lo Que Soy

 

Mi nombre es Beatriz, mamà  escogiò ese nombre primero y despuès yo.

Para el mundo soy mexicana, para el mexicano mestiza, muy blanca para algunos y muy morena para otros. Nacì y crecì en Michoacàn,  asì que en cuanto a identidad cultural dirìa que soy michoacana.

Soy lo que soy; soy la que no  se queda quieta porque entiende que la vida con su inmenso pèndulo, puede golpear otra vez en cualquier momento. Me ha dejado tambaleando algunas veces pero aunque no soy valiente,  soy resiliente y empiezo a levantarme antes de caer. Soy lo que he logrado de mi, soy lo que otros han hecho de mi persona, soy lo que sè que està allì pero aun no encuentro, busco còmo nombrarlo. El cuerpo es pequeño en comparaciòn con el alma,  èsta es honda y ancha, y alta, y tiene demasiada luz por donde se asoman unas sombras que son narcisistas y llenan el espejo con oscura grandeza. Es cosa de no desistir, sacarles la lengua y sonreìr.

Tengo los ojos cafès, casi àmbar o caramelo quemadito,  son grandes e irregulares, son complìces de los sueños, si uno duerme el otro vigila, entra mucha luz por sus pupilas dilatadas.

Soy mujer, y me gusta ser, pero de gustos hablaremos otro dìa.

De chica decìan que era una chispa brincadora y yo me la creìa, sentìa que podìa hacer feliz a la gente con solo sonreìr, aun en la adolescencia, habìa un encanto en ser desenvuelta a pesar de la timidez. Moverme me ha mantenido en forma, pero estoy perdiendo poco a poco el encanto de la desenvoltura.

En la adolescencia me sentìa fea. Cuando un chico me tiraba los cannes como dicen, yo ni cuenta me daba, si lo notaba hacìa como que no, terminàban desilusionados por mi intelecto en el cual los enrollaba sin querer, miràndolos fijamente a los ojos, o en clase sacando mejores calificaciones que ellos, debìa ser insufrible. Jugaba al futbol, basket ball, al teatro, a todo y con todos, pero soñaba con los libros no escritos.

Como no tenìa suficientes libros a la mano, exploraba cada rincòn de la vida real a  mi alcance, y hacìa mil preguntas sobre lo que hay al otro lado del agua, màs allà de las montañas, incluso encontrè uno que otro tùnel en el sol de una mañana.

Era bastante ingenua, de los descubrimientos sobre los hombres y las mujeres muchos no me gustaron como las platiquitas triviales de algunos, la ligereza de lengua con que hablan los hombres entre ellos, con groserìas cada dos palabras, lo encuentro poco imaginativo, desilusiona la animalidad fìsica, la mediocridad (mediocridad en ser y hacer), la suciedad. Me costò crecer. Pensar y soñar,  con eso me cobijaba y ellos empezaron a tratarme como rival o contendiente de un concurso. Tal vez por eso no me gustan las competencias ni responder a convocatorias. Se me hacìa tarde, todavìa se me hace, para irme de pata de perro.

Afortunadamente di con los libros, muchos; y di con  otras partes de mi que desconocìa, di con las palabras para nombrar esas partes, pero aun quedan espacios innombrables que laten dentro de mi.

Soy mi estatura corta y el pelo escamoteado que ahora pinto de cualquier color,  solo porque las canas en mi se ven sucias y feas, miento, siempre me gustò pintarme el pelo. A veces soy el placer de mi cuerpo, otras lo sufro cuando se enferma y no sè que hacer con èl.

Soy la mamà de mis dos hijos y la compañera de mi compañero. Soy la que escribe, la que se detiene frente a los discapacitados con reverencia,  sin saber si es correcto escribir sobre ellos.

Mi juventud es otra historia, menos brillante pero màs intensa. Quizà algùn dìa escriba sobre eso, un dìa que la timidez me abandone o se descuide por unas horas.

 

Beatriz Osornio Morales. Hampton Va. Agosto 2017

El Rìo de Las Gotas

 

IMG_0869

 

Con los pies en la tierra

con el alma en el mar

canta la espuma estelar

 

Ayer lloviò en la ciudad

hoy llueve en tu memoria

el lìo de las gotas se va

 

Llama gota recuerdo

llana vacìa estancia

yema dedo distancia

 

y a tiempo excavar

un aire de alto aliento

 

Yema dedo espuma

llena vacìa distancia

llama beso infancia

 

Con los pies en la tierra

con la piel en el mar

canta la espuma estelar

 

el rìo de las gotas se va.

 

Beatriz Osornio Morales

 

No Es Solo Mi Imaginaciòn

A Dolores O y todos sus fans.

Estaba en la peluquerìa cuando leì las noticias. Mi hijo el mayor ocupaba un corte, asì que aprovechando que era dìa festivo, lo lleve. En cuanto di las indicaciones sobre el corte de pelo a la estilista, hice lo que hago siempre en esos casos, sacar el celular y entrar a facebook o leer mis emails. Entrè a facebook y casi en seguida vi que una de mis amigas compartiò la noticia de la muerte de Dolores O`Riordan, me congelè allì. Querìa salir corriendo y a la vez quedarme y preguntarle a las estilistas si habìan visto las noticias. Hacer algo, pero què. Querìa que fuera solo mi imaginaciòn. Leì nuevamente la publicaciòn. Era vaga. Un periòdico que yo nunca habìa leìdo informaba que la cantante lìder del grupo de rock noventero The Cranberries,  habìa muerto inesperadamente hoy a la edad de 46 años,  mientras visitaba Londres para una ràpida grabaciòn. Era 15 de Enero. Corrobore y corrobore compartiendo cada enlace en facebook, como si eso fuera a cambiar algo. Debìa ser cierto pues el mundo de la mùsica se declaraba en luto.

Al salir de la peluquerìa le comentè a mi hijo que habìa muerto Dolores O`Riordan, “¿La de The Cranberries?” preguntò sorprendido. Ellos que aun son jòvenes,  la conocen porque yo la escucho muy seguido, tengo varios de sus discos, tenìa màs pero ya saben lo que pasa cuando uno presta un buen libro o un buen disco, no vuelven,  tambièn veo sus conciertos en vivo en Youtube. “Què triste” concordamos los dos.

Dolores O`Riordan no era solo la voz de The Cranberries, era compositora, guitarrista, luchadora, mamà, hija, hermana, mujer, e indudablemente era inspiraciòn.

En el debate con su muerte, hay que entender y agradecer por todo lo que hizo para entregarnos su mejor parte, su esencia, su alma en su arte tan inconfundible. Tengo la esperanza de que se fue segura de haber entregado lo mejor.

Si tuviera que escoger un albùm como favorito entre los muchos que creò, a pesar de lo difìcil que es elegir, pues todos me parecen geniales, escojerìa “Burry The Hatchet”https://www.youtube.com/playlist?list=PLrdtw9rf8HRqhAvmL7PWHxfBkKWiFUluF porque expone su madurez musical y creativa “loud and clear”:   abarca temas trascendentales como el instinto y el amor maternal en “Animal Instinct” y “Saving Grace”,   la magia de la imaginaciòn en “Just My Imagination”, extremas emociones en “Shattered”,  desilusiòn humana en “Promises”, la ilusiòn de llegar a una edad adulta en “Desperate Andy”,  crìtica ante el plagio y la limitada originalidad en “Copycat”,  libertad de expresiòn y denuncia en “Delilah” se atreviò a tratar y denunciar temas duros como el abuso sexual infantil en “Fee Fi Fo”,  la remembranza y quizà la conciencia de poder haber hecho las cosas de distinta manera en “Dying In The Sun”. Y cada una de las canciones dotadas de su propia experiencia y de la poesìa de su voz, que ya sola era un instrumento poderosìsimo para transmitir lo inexplicable de cada tema. 

No queda màs que agradecer por tanta vida en tu mùsica, diva del rock,  a cada canciòn le ponìas mucha Lola. Contigo aprendì que uno viene a este mundo para entregarse a la vida. Asì que como dijo otro grande: Gracias totales Dolores, Lola O`Riordan.

Al diablo con la muerte, nos queda tu arte, seguiràs inspirando a generaciones venideras, y no es solo mi imaginaciòn.

 

Beatriz Osornio Morales, imagen de la red.

No Escrita

“I am unwritten, can´t read my mind”

Una mañana, de camino al trabajo, escuchaba a Natasha Bedingfield “Unwritten” Se me olvidaba cuánto se parece a mi esa canción. Yo también estoy sin ser escrita. Pero esta canción es la versión de mí que encuentra el lado positivo, la que ve la luz en las cosas, o las cosas a la luz, como sea.

Ese lado mío puede ser potente. La experiencia de la luz es poderosa y cuando se está bajo esa experiecia, uno siente que todo es posible, hasta inventarse escribiendo. Solo tiene que encontrarse la punta a la línea del instante, y ni eso, porque puede tomarse cualquier punto en la línea como principio, y avanzar en la dirección que se quiera. Ya sea hacia la derecha, la izquierda, hacia adelante (Proyectarse) o hacia atrás en retrospectiva, ascendiendo o descendiendo; son muchas las posibilidades de lo no escrito.

Así, mientras cantaba las palabras que Natasha pusiera en mis labios, traspasaba el carro la luz de un amanecer claro y húmedo del verano, una luz irrompible y cálida se teñía de lilas. Yo peinaba con el movimiento los árboles, los postes de electricidad, y con la mirada recorría los contornos de las banquetas y de los demás carros. Al terminar la canción, la travesía había terminado. Baje del carro, inspirada por tan linda forma de comenzar a escribir el día. Era viernes 9 de Septiembre, quedaba escrito en mi página blanca hasta entonces, y hoy algo más se alcanza en la distancia.

“Feel the rain on your skin
none else can feel it for you,
only you can let it in
none else can speak
the words on you lips”

B

CALIFORSUGESTION

Parafraseando la canción de Red Hot Chilli Pappers “El universo podrá ser infinito, pero esta noche cabe en mi” el beso que nos queda por dar es el fin. Ya sea que ellos hablen de un infinito que fue hecho en un zotano de California, Hollywood para ser precisos, al ser cantado viene a uno la iamginación del génesis del universo, “Californication” Un mundo contradictorio, donde se encuentran belleza y decrepitud al mismo tiempo.

Me gusta encontrar frases enigmáticas, con poder interpretativo, con el poder de mover lo innamovible, de crear lo inhacible y la capacidad de superar tamaños y formas para dar una nueva sustancia a las dimensiones donde nacen dichas frases. Son frases con maleabilidad, estupendas fráses sugestivas.

Odiaría convertir esas frases en superlativos, aunque ya por default, al colocarse en extremos opuestos, corresponden al órden superlativo. Además son liricas, y hay quien piensa que toda forma literaria, en particular la poesía, de la cual forman parte las letras de muchas canciones, se considera como un extremo, un exceso o una minucia superlativa.

No sé mucho de música pero ¿Quién no se sugestiona de alguna manera? Red Hot Chilli Peppers es una de mis bandas favoritas de rock noventero. En su californicacion se crea esa orilla del mundo, donde dicen que los sueños son posibles a cualquier precio.

Osorniobeatriz