DIOSES AMERICANOS

 

“Solo tienes que agarrarlo en tu mente y es tuyo, para tomarlo de ti”

IMG_0522

De principio no estaba muy convencida de que disfrutaría este tipo de historia fantástica, desarrollandose primordialmente en un tiempo presente, con personajes contemporáneos como Shadow (Sombra) un reo que está por salir un poco antes de cumplir su condena por el crimen de robo que su esposa Laura y un grupo de amigos le instigaron a cometer. Una semana antes de la fecha fijada para su salida, Sombra es llamado ante el director de la cárcel, el cual le informa que saldrá de inmediato, debido a que recibieron noticias de la repentina muerte de Laura, su esposa. De allí se desenlazan una serie de encuentros y eventos de Sombra con extraños personajes que le van empujando a mundos suprahumanos.

Con su particular narrativa clarividente, Nail Gaiman, nos permite entrar facilmente en el mundo de este libro, donde es simple asociar a los personajes con la vida real. De tal modo que el lector es parte hasta de sus sueños, paseandose con naturalidad por esas delgadas líneas divisiorias entre la realidad y ficción, entre la realidad y el sueño, entre el presente y el pasado, entre lo mundano y otros mundos, entre hombres y dioses.

“Una vida entera en oscuridad, rodeado de suciedad, fue lo que Sombra soñó su primera noche en la casa del lago. La vida de un niño, hace mucho tiempo, lejos, en una tierra al otro lado del océano, en las tierras donde sale el sol. Pero esta vida no contenía amaneceres, solo opacidad de día y ceguera de noche” (…) Recordó aquel momento y lo atesoró, así como recordar la dulzura del corazón de una col, el sabor a tarta de ciruelas, el crujir de las manzanas, la grasosa delicia de un pescado rostizado”
“Sombra abrió los ojos y se dio cuenta que tenía hambre y frío, estaba en un apartamento con una capa de hielo nublando el interior del vidrio de la ventana “su aliento congelado” pensó (sobre el niño del sueño) Trató de recordar su sueño, pero no se acordaba más que de la miseria y la oscuridad”

El tema de los sueños es un tema recurrente en American Gods, lo cual viene bien para aquellos que tengan ese tema entre sus intereses principales, seguro que American Gods es entonces más que una verde llanura para la ensoñación.

“Era un sueño y en los sueños, no se tienen opciones: Ya sea que no haya decisiones que tomar, o ya fueron tomadas por ti mucho antes de que comenzara el sueño”

Así se refiere el autor a los sueños, esas otras vidas que nos toca vivir.

El manejo de los diálogos es otro plus para esta novela contemporánea, escrita, mejor dicho, publicada en el año 2001.

Laura es un personaje fascinante porque tiene licencia al diálogo con Sombra después de morir, a quien ella metiera en problemas legales convenciendolo del robo que lo llevó a prisión, al parecer después de muerta sigue siendo una buena o mala influencia para Sombra, quien la ama a pesar de todo. Ella también ama a Sombra y lo protege en el submundo mejor muerta que viva:

“Oh, no he ido a Chicago en un buen, cachorro, me dirigía al sur. El frío me estaba amolando; pensarías que me vendría bien, pero es algo que tiene que ver con estar muerto, supongo. No se siente tanto el frío, se siente como una especie de… nada, y cuando estás muerto, pienso que la única cosa que da miedo es la nada”

En cuanto a los personajes, el mismo Sombra, tan enigmático es la espina vertebral de la narración, y su relación con los demás personajes forman un perfecto follaje en el árbol sagrado de las deidades, principalmente nórdicas, las cuales se vienen a encontrar en América (Norte) con antiguos dioses egipcios e indús, donde unidos se disputan la nueva tierra con los dioses emergentes. Según la novela, esta tierra es buena para los hombres pero no para los dioses.

Dioses Americanos es un libro excepcional, rico en personajes, la trama es juguetona, tiene sus giros inesperados en los momentos menos esperados. Sentido del humor es algo que no carece esta historia, pero es un humor corrosivo, con el cual Nail Gaiman hace honor a su herencia británica. Así nos muestra directa o indirectamente el concepto o la idea que tiene sobre la ficción.

“La ficción permite deslizarnos dentro de esas otras cabezas, esos otros lugares y ver através de otros ojos. Entonces, en el cuento, nos detenemos antes de morir, o morimos indirectamente, ilesos, y en el mundo más allá del cuento, damos vuelta a la página o cerramos el libro, y retomamos nuestras vidas”

La novela es ampliamente recomendable para aquellos interesados en los aspectos no solo de la ficción, sino en los temas del sueño, la muerte, la magia, la espiritualidad, y la estructura social moderna.

“El tesoro del sol esta en esos momentos en que el mundo hace un arcoiris, está en el momento del eclipse y la tormenta”

Texto y traducción de citas del inglés al español: Beatriz Osornio Morales

CAMPANA DE CRISTAL

tumblr_no3ei0qMbd1qcaxseo1_1280

 

 

En Febrero de este año por fin se me hizo leer La Campana de Cristal de Sylvia Plath, poeta norteamericana contemporánea del siglo XX. Después de querer y por angas y mangas quedarme queriendo, cumplí el deseo de indagar el libro, de discertar en su aire que en inglés “The Bell Jar” me sonaba a jarra de cristal.

Entre otras cosas, leí también algunas opiniones y críticas al respecto. Y entre que si es una novela autobiográfica, o ficción realista sobre la adolescencia y las encrucijadas a las que se tienen que enfrentar los jóvenes, en particular las mujeres al llegar a la vida adulta, o si bien es una novela feminista, un tanto autobiográfica que trata la situación de una joven artista frente al dilema de sus limitadas opciones, la de lo convencional, casarse y tener hijos apostando a perder su lado artistico, o dejarse ir con toda la lucha de la creatividad, renunciar a una vida convencional, rechazar a su prometido y explorar todas las posibilidades como individuo, tanto en lo profesional como en la vida sexual, esto último es expuesto más como una teoría que la protagonista ejercitó solo una vez y con consecuencias horribles, por cierto, pero si escoge renunciar a lo convencional, debe enfrentarse a la soledad y aislamiento. No contaré la trama, lea. Yo me quedo con sus atmósferas.

El principio es un “gancho” tremendo a la imaginación, que poco a poco se va convirtiendo en el mismo impacto, la misma angustia del personaje que lee en cada ezquina de New York, la noticia sobre una ejecución en silla eléctria. De por sí, New York es un escenario perfecto para casi cualquier historia inquietante, y en verano más por los niveles de humedad y calor desquiciados.

Sylvia maneja a lo largo de la novela, una descripción aguda, inusual y detallada de lo que está ocurriendo. Y al mismo tiempo, uno se imagina a la artista cómo va colgando los detalles más inesperados en la trama, uno a uno, como ropa recién lavada en el tendedero, flotan, se airean de la realidad emocional del personaje.

Es sorprendente la naturalidad con que se van distorcionando las visiones de Esther Greenwood, de lo racional e inteligente como una joven poeta que ha ganado varios concursos escribiendo poemas y cuetos , a lo irracional e inteligente hasta el final, cuando la adversidad pone a prueba su sanidad mental y tiene que ser reparada.

Nunca había uno sido testigo tan claro de la postura de un personaje en tiempo presente, un tiempo que recurre a lo largo de la novela, el pasado es apenas mencionado y el futuro, tiene solo una predicción al final del libro, cuando un personaje sometido a tratamientos de electro shocks ve la posibilidad de salir a la calle a tratar de vivir nuevamente una vida normal, lo que es, así como la posibilidad de olvidar, y lo que podría ser, aceptando su realidad de mujer reparada como parte de lo que ella es.

Puedo decir al terminar recién su lectura, que me entretuve infinitamente en observar ese mundo distorcionado pero más claro que el agua. Estuve leyendo con avidez al punto del morbo. Lo triste es que a su término, la convicción más cierta que tengo es que el aire bajo la campana de vidrio, es irrespirable, pero elemental en su dimensión literaria.

Beatriz Osornio Morales, la imagen es de la red.