Categorías
Literatura Prosa Poética

azul llama azul

Morfología Visual - ISAP: El Surrealismo

Perdí el portal del tiempo de regreso a las letras. Desde el 1 de Agosto he estado devota al cuentagotas de tus ojos, cuatro veces al día, tres gotas.

El azul, ay, el azul a contra luz; el lunes parecía que una gotita transparente flotaba en el centro del azul. El martes desapareció. Ese agujero negro que se dilato cerca del iris, debe habersela tragado. 

Hay momentos estupidos, nimios instantes en los que tus ojos son más grandes de lo que son, entonces el azul también flota en sí mismo, sabe Dios cómo es que no se escurre por los bordes de los tomatillos blancos. Tienes ojos saltones como si el azul se estirara de su oscuro centro hacia la inmensidad del cielo azul. 

Azul, llama azul.

B>O.M. imagen de Magritte

Categorías
Arte Poética Interes Social Literatura Micros Prosa Poética

Anotaciones de Inventario

Tengo el papel arrugado de un pensamiento. Su voz quiere hacerse oír, hacerse palabras; juntar las sílabas deshiladas que salen de su boca pequeña, de su lengua de aprendiz y hablar, hablar una hilera de montañas.

———————————————————————————————-
Falta el papelito donde se hicieron anotaciones a cerca del pintor de brocha gorda. No sé donde lo guarde, en qué bolsillo de qué pantalón o en qué tinta de qué bolígrafo lo escribí. Debió ser muy ancha la brocha para guardarse en la hoja blanca.

————————————————————————————————
Tengo un nerviosismo implacable. Veo al pintor de brocha gorda tratando de delinear un contraste, me inquieta que le tiembla el pulso. La mano se reusa a la línea recta, necesita soporte y el hombre la apoya contra la otra mano. ¿Será que el hombre tiene ya el pelo blanco? o ¿Será que el color amaranto es muy oscuro para el color crema, o es el marco de madera en pecho de paloma alrededor de la chimenea que arde sobre una base de mármol negro? Quizá es que la brocha es muy gruesa para un trabajo de artista. Si el hombre arruina la pared, no le pagarán. Siento pena por el pobre viejo, en vano la semana de trabajo y preparación sobre grietas, superficies descarapeladas, y tanto resanar, lijar y relijar para que ahora le falle la mano.
Al abrir el papel se escalan montañas sonoras.

B.O.M

Categorías
La magia del Momento Literatura Micros Prosa Poética

Whisky para dos

Las mejores 41 ideas de Decantador de whisky en 2021 | decantador de whisky,  whisky, decantador

En el sudario de la noche cabe el universo, mientras yo,

simple mortal me encuentro entre las líneas de tus sabanas,

y es este, puedo asegurarlo, el otro lado de la moneda,

el reverso de mundos desconocidos,

pero aquí y ahora solo importas tu,

tus historias y el whisky que compartimos.

B.O.M imagen de la red.

Categorías
Diarios Literatura Micros Prosa Poética

Olvido

Estigmas: ¿son reales las heridas “milagrosas” iguales a las de Jesús que  sufren algunos creyentes? | Muy Interesante
A veces el olvido es un recuerdo inmemorial
que se manifiesta como un estigma en la piel.

Categorías
Literatura Pandemia Prosa Poética

Noche

¿Y qué pasa si te fumas un cigarrillo ahora? 

¿El pitillo es el universo?

¿En qué humo vas a quedarte? 

¿No hay lugar ya? 

¿Te irás por cada humareda como un fantasma que no sabe que se está yendo?

¿Al final te quedas? 

¿Para qué, si no van a recordarte en este tubo de drenaje y desechos?

¿El sillón de estar te convence de que el mundo es digno, y vale la pena quedarse así, sin reconocer la pregunta?

¿Y tú vas a creerle porque el sillón es muy cómodo? 

¿Ignorarás lo que ocurre en los semáforos? ¿al sillón le importan un pito las mayúsculas, y es tan persuasivo  que puede hacerte creer que es el útero de los días? 

El amanecer se gesta aquí…

Categorías
Literatura Prosa Poética

Gotas

Científicos encuentran la manera de convertir las gotas de agua en energía  - World Energy Trade

Dices que posees nuestro recuerdo guardado en un tiempo de granos finos, un tiempo donde somos lo mismo que fuimos. Ya no somos. ¿Te parece? Hablamos de las mismas cosas. Te fascina la sonrisa de mis hijos. Poesía.

Los cuadros, las pinturas que vimos no muestran lo mismo más allá de los contornos del muro, ahora somos otras quimeras con cabello de gusanos enredándose en la cara. Otras son las manos que nos preocupan, otros encuentros sin mar y sin mujer azul esperan entre los cráneos tirados al río, desde donde se reflejan a sí mismos en una muralla de huesos, linda pintura. Un chac-mol con miembro y un pequeño corazón escondido entre los dedos, ocupan el espacio de unos cuerpos tallados por el placer ¿A dónde nos fuimos?

Aquí, allá, el tiempo es cruel, nos corrompe estático, largo, ínfimo. Por suerte somos de una sustancia escurridiza, como el agua en el colador de las manos; nos agotamos en la interminable caída de la gota. Somos gota y sed que no se sacia en ningún abismo, ni se corresponden nuestras moléculas. Caemos sobre unos labios resecos, sobre una piel febril y hacemos incendios pero sin dejar de precipitarnos. O caemos en otra inundación de almas, cruzamos océanos para nutrir las aguas de nuestra casa amada, alimentamos el cuerpo de peces que muerden el ojo de la vida y luego, nos entregamos a la disolución. Hasta entonces. Tú y Yo. Ese es el instante que perdura eterno en nuestro jardín soterraño. Uno es el que se consume de flotar en la luz artificial, el instante no acaba ni se corrompe. El instante que logra abandonarnos es perene.

Beatriz Osornio Morales. Imagen de la red

Categorías
Books and Opinions Interes Social Literatura Prosa Poética

Hay manos

Aquí hay manos, y una voz extraña de la que no tengo precedentes, leyendo unas apasionadas líneas  de Winston Churchill: “Es tu tiempo, joven…Venid, pues, y avancemos juntos con nuestras fuerzas unidas” Siempre me fijo en las manos. Efectivamente, son una de las partes del cuerpo que más me llaman la atención, por el movimiento que parece residir allí, aun en la quietud. La voz se atempera y eleva el mensaje a la elocuencia conocida en la propia voz de Churchill.  

Hay manos delicadas que sugieren una vida aparte de lo que son. Hay manos firmes, suaves, serias, juguetonas, luchonas, hay manos que no serían nada sin el nombre que representan; las manos de Churchill son las manos de nadie más. También hay manos anónimas, y están las manos alargadas de Miss B, son flacuchas y con dedos delgados, son y hacen honor al brazo de donde protruyen,  un hacedor ingenioso aplastó ligeramente y deshilachó cinco extremos; las manos de la miss, son las manos más manos que yo jamás haya visto, y se mueven con una destreza envidiable, no como las de un carnicero, o las de un labrador que son manos de cuidado, tampoco cualquiera las podría tener, mucho menos la miss.

Yo una vez dibuje mis manos. El resultado fue tan extraño que parecían las manos de otro ser. Primero, calqué su forma en un papel blanquísimo, luego, utilizando el interior de las mismas como modelo, fuí agregando los detalles, las líneas de la vida y las arrugas de las articulaciones. Fue un dibujo en tinta negra que envíe de regalo a un tipo con  el que mantuve correspondenci durante un tiempo. Supongo que el impacto de las manos negras, o el detalle de que alguien le regalase un par de manos, o la mala ejecución del dibujo,  fue tal que parece haber tomado una decisión concluyente. Al poco tiempo de no recibir correspondencia suya, supe que estaba por casarse. El efecto que pueden tener unas manos. ¿Habrá leído las líneas de mi vida? No era alguien especial para mí. Nos conocimos por insistencia de otros amigos, así que aquel distanciamiento  no fue algo trágico, pero ahora, después de una veintena de años me parece curioso y hasta reivindicativo. Amo mis manos.

Hay manos hacedoras que hacen sin contabilizar los hechos, manos ganadoras de pan, de flores, de nata, manos receptoras del universo, manos que entregan, manos artesanas, manos que tocan, teclean, que atraen y rechazan, que recorren, manos que escarban la piel de la vida, manos que acarician, manos limpias, manos sucias, que dan, manos que rompen el aire, manos que quitan. Todas las manos hacen distintas cosas, incluso hay manos que matan, manos que viven en la posteridad. Manos que escriben, “Victoria a toda costa,” las manos de Churchill parecen eternamente jóvenes.  Como vemos hay manos, y hay mis manos con su larga memoria.

B.O.M. imagen de pinterest.

Categorías
La magia del Momento Literatura Prosa Poética

Camino a Murakami

“Ayer fue un extraño, extraño día. Yo fuí una extraña”

Entre el ruido y el silencio
crece musgo,  nace la música.
De la quietud al golpe de tambor
está el latido de un corazón.

No soy Murakami
ni el hombre ni el lugar. 
He pasado cerca
y he visto, incluso he sentido
el estremecimiento, la explosión
de sensibilidad.

Un suelo murmurante,
donde se desdibujan las fronteras físicas,
brotan los hongos,
y las flores se camuflan de salamandras
en medio de la ciudad.



Beatriz Osornio Morales

Imagen de Leonora Carrington

Categorías
De Sus Sueños Interes Social Literatura Poemas Prosa Poética

Para el sediento

  • Los líquidos instantes de la creación entera,  ruedan,
  • ruedan de partícula a gota.
  • Ruedan de chorro a vapor.
  • A gesto de cielo.
  • De penumbra a gota, a río, 
  • de cementerio a mármol de  ángeles guardianes.
  • De nómadas líneas a edificaciones.
  • De recién nacido a cenizas.
  • Ruedan letras líquidas  entremanos.
  • De esta página a la siguiente
  • ruedan gotas de mujer.
  • Ruedan a un mar desconocido.
  • Las sombras del placer insondable, 
  • ruedan hacia almas errantes,
  • beben hasta saciarse de un agua densa, como el aceite de olivo, del que no se agotan las partículas en la sed del pantano.

Nota: con este texto que es parte del poemario en curso, Voces del pantano, les paso este enlace para los que no hayan escuchados mis audios, muy penosos por cierto, pero es tiempo de penitencia 🙂

https://retrospeccionpoemaenespanol.wordpress.com/

B:O:M. Imagen de Salvador Dalí