Categorías
La magia del Momento Poemas Literatura

Viento el desierto

Quería volver a casa;
por veinte años ha querido volver.
Pero perdió los pasos
y el viento borró sus huellas.

Ahora hay solo arena,
grandes dunas de distancia
y arena, montañas de arena
alrededor de la arena.

¿Dónde están sus pisadas?
en tierra de nadie contra el tiempo.
Lo que se escucha alrededor
es sólo viento.

Viento el pájaro que canta
viento la luz y el regreso,
viento el espejismo del agua,
viento sin ella,  sus pasos.


Beatriz Osornio Morales, imagen de la red
Categorías
La magia del Momento Literatura Poemas

Después del humo

No sé  cómo llegue hasta aquí.
Me encuentro en la zona del índigo, 
al parecer mientras fumaba,
un cometa arrastró mis sueños,
y mi delirio, 

en esta campana de resonancias frías
de abedul nocturno,  amor partido, 
el humo se extingue y el aire va clareando poco
a poco, tirando al azul de su transparencia. 

Ahora puedes ver que el índigo 
también es parte del arco iris 

Beatriz Osornio Morales . Imagen de la red.
Categorías
La magia del Momento Literatura Poemas

Sol Verdadero

Cuando volteo hacia adentro

reconozco la poesía,

se parece un poco a ti

(algo divino) y a la esquizofrenia del amor.

No te sorprendas si escuchas voces

de la nada,

¿Acaso no tiene mi dulce voz? ¿la nada?

a esto hemos llegado.

Ayer a la hora del café

descubrí el escondite de tus ojos

y no sabes cuanta nostalgia sentí,

cuán cálidos me miraron.

Al darse cuenta del extravío

que formula cada día

recurrieron al puente,

qué locura

dices.

hay puentes que separan

como el salto de esta línea que

estalla                    se rompe y

se une  en las  palabras,

y sin embargo,

es el mismo río que lleva a ti

como los todos los caminos

que conducen a Roma.

A veces

cuando miro hacia adentro

solo hay oscuridad,

tu voz no tiene cara

es un sol negro tu voz,

poderoso e inmenso

sol sin cielo

ni vacío, 

sol inexistente,

dentro de mi

verdadero.

Beatriz Osornio Morales

Categorías
La Musica y yo Literatura Poemas

Blues Esencial

Si es de silencio la noche
se abre y ensordece la ciudad,
sus estruendos incrustados 
en las paredes 
suavemente quedan en duelo
bajo las luces de neón. 

Es de algo que fenece la gente…
hablan las lápidas al benigno
césped y el musgo,  
que crecen cerca del sueño
que murmura la hierba.

Cuando ya no haya que decir;
ese no tener qué decir, en lugar
de un trago solitario,
llevará nombre propio.
El silencio es muchas cosas;
no conoce la nada,
lo comprenden los mudos,
lo escuchan los sordos.

Si el silencio es esta música
va a tocarnos nuevamente,  
y sin dormir, sin lavarnos los pies,
con la voluntad rasurada, 
a ras de un sí, un no;
el jardín florece mientras bailamos.

B.O.M
Categorías
Literatura Poemas

Momento

Si algún nacimiento surge de éste instante,

arrollado infortunio, nombre buscado

 entre los siglos, hallado péndulo. 

Si el cáncer fuera un poco la salvación,

si nos dejara descansar en su agonía,

tendería los brazos victoriosos a la vigilia.



Si el Gran Meridiano existe

y es verdad en su línea indivisible,

si es la perfecta mitad de tu cuerpo

éste centro, aquella lejanía, 

andaré cada paso para llegar a ti.

Más allá de un mismo nombre; figura

de hombre solo, concentro

la dulzura de lo inútil,

móvil que sostiene al mundo, y lo hace

rodar por la avenida.



Beatriz Osornio Morales. Imagen de la red
Categorías
La Musica y yo Literatura Poemas

Rapsodia por un instante

La noche seguía nevando
y a ratos, el viento golpeaba
con graznidos de pájaro en la ventana.
 
El cuerpo del sonido 
aun resbala en el vidrio 
como un animal herido,
su gran rueda de soledad
piensa sin pensar,
fresca entre los follajes.
 
Adentro, el abandono se exilia 
pero antes de irse a dormir,
empuja los cuerpos a una pasión secreta,
que ya habían bebido en otro siglo los dioses.
 
Una música ligera marca el rítmo; 
movimientos imantados al beso.
Bailan en la alfombra
y un jardín oscuro los oculta del mundo,
entonces escuchan las mismas notas
en el mismo paso, y
mientras sopesan el roce de sus caricias,
crean una rapsodia
con las voces inaudibles del tacto.
 
Es imposible imaginarse sin esta mano,
fuera de esta forma, suspiro de la carne,
ser algo más. No hay nada más allá de este
instante, más allá del tiempo se caen los pasos.



B.O.M. imagen de la red

Categorías
De Escribir Literatura Poemas

Voces minúsculas

Conjuro la voz perdida, quebrada

en minúsculas voces 

que se esconden tras del espejo.


Usurparon mi nombre;

hace tiempo, hace un instante o

podría estar sucediendo, 

con la caída de las hojas.


En acto de rebeldía

me pongo a repetir mi nombre,

todas acuden a la imagen hambrientas, 

con sus rostros deformes, de piraña.


Imaginería sin contornos. 

Una parte mía calla y la otra habla,

la que calla es la que grita, y la que habla

desconoce su voz; las demás voces

se esfumaron con la primera imagen

en un canto de espuma. 


B.O.M
Categorías
La magia del Momento Literatura Poemas

Seducción

Seducción, por Ana Cristina Chávez A. – La Mañana
La tibieza de un cuerpo es imposible de anular
en el tacto de las sombras; incluso es más intensa,
al roce obscuro,  su calidez cobra forma,
su brazo alumbrado resiste invencible, voluptuoso.
 
El rostro eclipsado parcialmente de barba
elucida un misterio insondable,
que arranca al pecado la mitificación
de las palabras.
 
Entre líneas, abatida la tempestad,
se diluye en forma corpórea de luz interna.
Lo demás es nido de arañas.
 
De rodillas en las sábanas blancas
que te recuerdan estando ausente,
y te acarician estando juntos, amante,
no sé si deseo más tu cuerpo macerado, 
que desnudo moldea las sombras del vacío,
y las penetra, o ese otro ser oscuro que soy 
no es nada sin ti.
 
Si eres el todo donde existe la posibilidad
de un todo, eres, haces que sea, 
somos horizontes descontinuados, pero
juntos.
 
La salamandra del silencio
que surge de no estar contigo,
es una belleza atroz.
Caigo a los pies del diluvio por tu cabellera,
por la mañana me resurges
de entre los brazos abiertos al sol.
 
 

Beatriz Osornio Morales. Imagen de la red

Categorías
La magia del Momento Literatura Poemas

Mandala

Gritos…

un trepidar en la piel.

Te come los ojos la distancia

te come con cuchara

porque son azules bóvedas

de cielo

y ríen de frío.

Una rayita avanza

de la pluma de tu mano

al pecho,

promete dibujarme

los senos.

El bosquejo

me sube hasta la boca.

los labios emanan

en alguna grieta

de tu oasis

el mandala esencial

de la humedad.

Beatriz Osornio Morales. imagen de la red