Categorías
Arte Poética De Escribir Literatura Micros

El poema del soneto

Surrealismo, psicoanálisis y el estudio de la psique en la pintura -  ttamayo.com

Algo así como  media hora de tinta azul, y monotonía esforzándose por pensar algo concreto, y nada; esa cosa insustancial de la que tanto se habla en filosofía, la nada astuta del nihilismo. Entre lo concreto y la nada está el nihilismo.

Quiso hacer un poema del soneto, expuesto a sus medidas, despojado de la rima. No es seguro que lo haya logrado, el caso es que, hay un plano con esqueleto azul, desde donde se erige un castillo cerca del medio día.

Concluyó que el soneto no es un poema de la noche, digan lo que digan. Uno se figura que ocurre en plena luz del día, como algunos crímenes insólitos, te encuentran desarreglado, ya sea que aun lleves la corbata bien puesta, pero con la bragueta abierta, por descuido, el labial corrido, no falta alguna vulnerabilidad.

B.O.M. imagen de la red

Categorías
Arte Poética La magia del Momento Literatura Poemas

Escribir con agua


Estoy sin palabras< 
solo tengo agua en las manos.
Solemos dejarla gotear mis manos y yo,
Gozamos al sentir como resbalan 
gotas indefinidas
de forma tan definitiva.
Yo cuento sin contar el goteo en el 
piso.

Al mismo tiempo,  
tú y yo estamos callados
en la habitación contigua. 
Nos miramos incesantemente
los labios.
Mientras las manos cuentan historias 
para calmarnos la distancia.

Yo sigo aquí sin saber porqué.
Me hace sonreír la gotera en la habitación,
nos abrazamos, arrecia la lluvia.

Nuevamente lleno la tinaja 
hasta el borde.
Intento agrandar el hueco 
del agua derramada,
es tan clara.
Pero la mano, en un acto inesperado
se olvida del cristalino vaso, y prófuga
limpia algo en la comisura de tu boca,
donde otra gota estalla.

Se  oye como si vaciaran agua.
El goterón desaparece.
Luego haces que me siente en la bañera
miras escurrir el agua tibia en mi pecho.
-Yo sigo sin palabras-


Beatriz Osornio Morales. Imagen de la red

Categorías
Arte Poética Books and Opinions De Escribir Interes Social

Pensamiento bilingüe

Por el 2017 me ocupaba en pensar así:

Tengo que adaptar mi forma de escribir a este proceso pensante. Le sucede constantemente a las personas que hablan más de un idioma. Es necesario pensar en dos idiomas a la vez para descubrir la forma que se le quiere dar al texto. Al final, ganará el idioma que más sentido pueda dar a las palabras, desde la experiencia emocional que nos revela algo que decir. 

Anyway, la ventaja de alguien que conoce solamente un idioma, a la hora de descubrir que desea o necesita escribir algo, es que no tiene que batallar con el proceso semántico en el intelecto, solo tiene que observar el estado emocional y procesarlo de la única forma que conoce. En cuanto a la parte que batalla, se encuentra que el lenguaje materno tiende a ejercer control en el momento de la creación expresiva, sin embargo, la racionalización de trabajar un texto, es otro cuento, como lo expresa este

artículo: en Toronto Hispano https://www.torontohispano.com/publicacion/el-pensamiento-bilingue-pensar-en-varios-idiomas-expande-nuestra-personalidad-y-nuestra-mente/

By the way, anoche me senté frente al ordenador e intenté editar un poema en proceso, porque a parte, cuando se es escritor hay que trabajar el estilo y la estética para convertirlo en arte. Después de varios intentos en corregir sintaxis, me di cuenta que me satisfacen mejor las frases traducibles a los dos idiomas, no importa que esté escribiendo en español este particular texto, el proceso pensante da como resultado, algo que es apto, tanto para el español como para el inglés. No sé si este acto enriquece o empobrece el resultado final del poema, el caso es que me parece más honesto, puesto que lleva en sí, el tácito acto bilingüe que lo inspiró en primer lugar. You see!

Ahora bien, el lenguaje hablado es uno, y el escrito es como otro idioma, por lo que seguramente usted que escribe, entiende perfectamente a lo que me refiero.

B.O.M. imagen de la red

Categorías
Arte Poética Interes Social La magia del Momento Literatura Micros Prosa Poética

Junio

Junio es un lugar muy callado; no se necesita aguzar el oído para interceptar las voces del árbol, el insecto habita la casa (Kafka debió escribir la Metamorfósis en Junio y no en septiembre) y los automóviles transitan la sala. El hastío del verano de Ray Bradbury trae carruseles y la música del camión de los helados huele a algodón de azúcar.

No se tiene siquiera que descorrer las cortinas para ver y estar allí. Pero he intentado gritar en Junio, cantar alto, y cada vez que lo intento, los decibeles se vuelven murmullos, como cuando alguien te dice un secreto al oído y tú prometes guardarlo para siempre. Exacto,  justo así.

B.O.M . imagen de la red.

Categorías
Arte Poética De Escribir Interes Social Literatura Uncategorized

Abstracto


¿Es posible llegar a un punto abstracto de la vida? Si es posible, debe ser ese momento donde el paso se nos detiene en seco, de golpe, como si una fuerza invisible jalara hacia adelante y otra hacia atrás, quedando solamente las laterales despejadas, sabiendo que no podremos ir hacia la izquierda o la derecha, antes de liberarnos del alto total que producen dos fuerzas, que se encuentran y rechazan al tiempo de hacer coalición. La materia puede despedazarse si la intensidad del choque es extrema, la energía del ser saldrá volando en añicos, como un vidrio hecho trizas.

Con la energía dividida ¿Seguimos siendo lo que somos, seguimos siendo?
En este momento tengo la sensación del vidrio roto, pero quizá solo sea cuestión de física. Por lo pronto, queridos lectores, dejo este lienzo abstracto, hasta recuperar mi unidad creativa y el cielo se despeje.


Beatriz O. Imagen de la red.
Categorías
Arte Poética Books and Opinions Interes Social Literatura

Las cosas que se dicen de las cosas


La versión actual de su navegador es anterior y es posible que su  experiencia no sea óptima. Considere realizar una actualización. Más  información. Imágenes Página de inicio de imágenesColecciones  seleccionadasFotosVectoresImágenes de Offset ...

Parece sencillo asumir las cosas que se dicen de las cosas, pero si lo fuera no tendríamos que decirlas, con todo y que al hacerlo, pueden causarse escozor, rasguños, ascensos, asco, puñaladas, caídas, o hasta un deleite que lleva la realidad de las percepciones a un caos. Y es que no es fácil capturar en su totalidad las cosas que se dicen de las cosas, son a veces tan resbaladizas que un pez mismo las re huye en la avalancha de las corrientes. Sin embargo se encuentran donde quiera. Las dice el empresario en su dialecto, la costurera, el licenciado, el reportero las lleva como escamas, el ingeniero, el patroncito, el granjero, el profesor enseña su significado, el pensador debate su grandeza, la secretaria archiva las cosas que se dicen de las cosas, como cartas bajo la manga.

El pensamiento mismo cuesta cuando se trata de estas curiosidades, como cuesta encender una cerilla mojada, entre tallón y tallón fumarolas de humo consuman el fósforo, o el encendedor con mecanismo atorado, llenando de su aroma la estancia, y otro tallón, otro intento interrumpido por el sonido del agua, la tecla, los átomos internos. Alguien se lava las manos en la habitación de al lado; al escuchar, el pensamiento se transforma, ya no es el mismo, las cosas ya no son las mismas, hora tras hora, minuto a minuto, cuesta seguir las cosas que se dicen de las cosas porque no tienen una secuencia, sino muchas. Podríamos perdernos en el alegato de los días, o encontrar un instante y agarrarse a él sin importar las cosas que se dicen de las cosas.

Pero hay que ser conscientes que el cuerpo de los pensamientos es dado al ser expuestos, por lo que los convierte esto en lo que se dice de ellos. Los pensamientos no tienen cuerpo físico, siendo así que los pensamientos son las cosas que se dicen de las cosas y nada más.

Beatriz Osornio Morales. Imagen de la red

Categorías
Arte Poética Interes Social Literatura Micros Prosa Poética

Anotaciones de Inventario

Tengo el papel arrugado de un pensamiento. Su voz quiere hacerse oír, hacerse palabras; juntar las sílabas deshiladas que salen de su boca pequeña, de su lengua de aprendiz y hablar, hablar una hilera de montañas.

———————————————————————————————-
Falta el papelito donde se hicieron anotaciones a cerca del pintor de brocha gorda. No sé donde lo guarde, en qué bolsillo de qué pantalón o en qué tinta de qué bolígrafo lo escribí. Debió ser muy ancha la brocha para guardarse en la hoja blanca.

————————————————————————————————
Tengo un nerviosismo implacable. Veo al pintor de brocha gorda tratando de delinear un contraste, me inquieta que le tiembla el pulso. La mano se reusa a la línea recta, necesita soporte y el hombre la apoya contra la otra mano. ¿Será que el hombre tiene ya el pelo blanco? o ¿Será que el color amaranto es muy oscuro para el color crema, o es el marco de madera en pecho de paloma alrededor de la chimenea que arde sobre una base de mármol negro? Quizá es que la brocha es muy gruesa para un trabajo de artista. Si el hombre arruina la pared, no le pagarán. Siento pena por el pobre viejo, en vano la semana de trabajo y preparación sobre grietas, superficies descarapeladas, y tanto resanar, lijar y relijar para que ahora le falle la mano.
Al abrir el papel se escalan montañas sonoras.

B.O.M

Categorías
Arte Poética De Escribir Literatura Poemas

El contorno de las palabras

D e tanto hablar
las palabras se llenan de agujeros.
Cuando eso sucede
me las pongo de medias.


Entonces sus tejidos,
cual ojos de animal oscuro
se consuman,
circulo sobre circulo,
piel sobre piel,
piquetes de avispa,
cráter en fragancia de canela,


En el andar
van descubriendo las palabras,
un lado más de mi contorno.



Beatriz Osornio Morales. Imagen de la red
Categorías
Arte Poética De Escribir Literatura

Alternancias

Ayer estaba aquí al anochecer, sin hacer nada. Y estaba al otro extremo de leer 2666 por la mañana, y aprender que la realidad y las cosas se mueven con cierta regularidad, se mueven de tal forma que, el libro de El testamento geométrico se mueve en el tendedero de Amalfitano, es mecido por el viento, sus páginas se orean repentinamente por alguna corriente de aire circular que produce un remolino, pero de pronto, el viento cesa, y el libro cesa, la sombra del libro se queda quieta, ese acto parece una verdadera tragedia ¿por qué?

Esa movilidad que de repente para, es el otro extremo del movimiento, el lado del coraje que no vemos porque no se percibe, porque se calla y no se mueve, y sin embargo, nunca está quieto. La materia rara vez se aquieta del todo.

Ya lo dijo Amalfitano, o quizá no lo dijo pero lo pensó, si uno está lo suficientemente callado puede oír voces tratando de establecer conversación, o a la mejor, simplemente continúan una conversación empezada en el principio del tiempo, en algún principio de algún tiempo que no se llamaba tiempo, qué sé yo.

Primero no tiene sentido oír voces, pensamos que nos estamos volviendo locos, y ante eso decidimos ignorar lo sucedido, no respondemos, de tal modo que las voces difícilmente logran entrar en conversación. Hasta que de tanto ocurrir, se van haciendo familiares, si no las esperamos por lo menos, las reconocemos, y así, un día como por inercia, o por pura buena educación, les contestamos, porque al fin y al cabo, parece que te leen los pensamientos. Les hago preguntas sobre su procedencia, quieren hacerse pasar por las voces de mis ancestros.  Es una locura, lo sé; pero son  convincentes. El problema es que un día te dicen una cosa y al día siguiente, se desmienten, como les he agarrado confianza o me he acostumbrado a ellas, lo otro también lo creo.

Te dicen que no estás loca, qué va, si estás bien cuerda. Lo bueno sería saber por qué jodidos te hablan a ti, ni que estuvieras sola. Te aclaran dudas que tenías en el pasado, entonces ¿qué les dices? pregunto, ¿para qué resucitar las dudas?

Un día tu hijo te oyó hablando sola, y tuviste que modificar la realidad con otra alterna, antes de que preguntara algo, dijiste que repasabas un diálogo de tu nueva novela, lo cual te sorprende a ti misma porque hace años que no escribes ni pe.

B.O.M.