Categorías
Poemas

Al que madruga…

Te lo digo de una vez:
Llegó la noche al árbol antes que tú.
Llegó a la pared,
y aunque blanca, es una lápida
de cementerio.

Llegó al asfalto antes que los autos,
llegó al baldío.

Nadie ve las espigas negras
mecerse en las carrocerías,
eran rojas, azules, borgoña
de día, el río era dorado.

Llegó a la casa antes que tú;
la impregnó de un oscuro musgo,
hasta que prendí la lámpara
que te esperaba. 



Beatriz Osornio Morales
Anuncio publicitario

Por osorniobeatriz

Escribo porque es posible existir en las palabras, y probar que el sueño de la vida interior es real.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s