UNA LUZ MÁS

Ante los demás nos define lo que hacemos y decimos, pero ante nosotros mismos nos define mejor lo que escribimos.

Saltar la cuerda

Pregunto si usted conoce el infierno.
Yo, hace siglos  tengo hambre.  
hay que saltar la cuerda,
dije que saltare… 

Al cruzar miradas secretas
se averió la abstinencia,
días pares de mi infancia;
el semáforo estaba en rojo
y en cada esquina, sus ojos.

Apenas si recuerdo lo que olvido
al poco tiempo de leer la carta;
¡Ah, la carta! era para mirar
con los ojos que alguna vez tuve
frente al mar.

Luego, las rimas accidentales,
el entresijo del que nadie sale vivo.
Es como saltar sin cuerda.

El que esté libre de mar
que aviente la primera ola.

A veces pienso que hablo 
un idioma místico,
pero veo al borracho de siempre
en la misma esquina,
en estado comatoso, transcribo;
la maldición, el hechizo
de lo que llaman memoria,
es sólo descenso. 
Será mejor saltar.

B.O.M. Imagen de la red

, ,

3 respuestas a “Saltar la cuerda”

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: