UNA LUZ MÁS

Ante los demás nos define lo que hacemos y decimos, pero ante nosotros mismos nos define mejor lo que escribimos.

Del ciego que midió el tiempo en pasos VIII



Un canto de colibrí

entre los muertos.

Escaleras abajo

el sabor a dos bocas.

Tu risa cuando no es mía

duele de aquí a

no recuerde.


Descender.

Tocar con  pared,

encontrarse una vez más

minutos arriba, escalar y topar.

Descender inútilmente, hasta

que se agote el tiempo,

descomponga el reloj

de las rodillas, y minuto a minuto

arremetido,  dar tres pasos más.

Atrás, por fortuna y felicidad

ya hemos cruzado

el agujero negro de tu pelo.




Beatriz Osornio Morales, imagen de la red.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: