UNA LUZ MÁS

Ante los demás nos define lo que hacemos y decimos, pero ante nosotros mismos nos define mejor lo que escribimos.

Alternancias

Ayer estaba aquí al anochecer, sin hacer nada. Y estaba al otro extremo de leer 2666 por la mañana, y aprender que la realidad y las cosas se mueven con cierta regularidad, se mueven de tal forma que, el libro de El testamento geométrico se mueve en el tendedero de Amalfitano, es mecido por el viento, sus páginas se orean repentinamente por alguna corriente de aire circular que produce un remolino, pero de pronto, el viento cesa, y el libro cesa, la sombra del libro se queda quieta, ese acto parece una verdadera tragedia ¿por qué?

Esa movilidad que de repente para, es el otro extremo del movimiento, el lado del coraje que no vemos porque no se percibe, porque se calla y no se mueve, y sin embargo, nunca está quieto. La materia rara vez se aquieta del todo.

Ya lo dijo Amalfitano, o quizá no lo dijo pero lo pensó, si uno está lo suficientemente callado puede oír voces tratando de establecer conversación, o a la mejor, simplemente continúan una conversación empezada en el principio del tiempo, en algún principio de algún tiempo que no se llamaba tiempo, qué sé yo.

Primero no tiene sentido oír voces, pensamos que nos estamos volviendo locos, y ante eso decidimos ignorar lo sucedido, no respondemos, de tal modo que las voces difícilmente logran entrar en conversación. Hasta que de tanto ocurrir, se van haciendo familiares, si no las esperamos por lo menos, las reconocemos, y así, un día como por inercia, o por pura buena educación, les contestamos, porque al fin y al cabo, parece que te leen los pensamientos. Les hago preguntas sobre su procedencia, quieren hacerse pasar por las voces de mis ancestros.  Es una locura, lo sé; pero son  convincentes. El problema es que un día te dicen una cosa y al día siguiente, se desmienten, como les he agarrado confianza o me he acostumbrado a ellas, lo otro también lo creo.

Te dicen que no estás loca, qué va, si estás bien cuerda. Lo bueno sería saber por qué jodidos te hablan a ti, ni que estuvieras sola. Te aclaran dudas que tenías en el pasado, entonces ¿qué les dices? pregunto, ¿para qué resucitar las dudas?

Un día tu hijo te oyó hablando sola, y tuviste que modificar la realidad con otra alterna, antes de que preguntara algo, dijiste que repasabas un diálogo de tu nueva novela, lo cual te sorprende a ti misma porque hace años que no escribes ni pe.

B.O.M.

, ,

6 respuestas a “Alternancias”

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: