UNA LUZ MÁS

Ante los demás nos define lo que hacemos y decimos, pero ante nosotros mismos nos define mejor lo que escribimos.

LA PALABRA EN LAS COSAS

Ceramic Vase - A hand-sculpted lizard perches on the rim of this wheel-thrown earthenware vase, looking lifelike enough to scamper away at any moment. The artist applies layers of glaze and underglaze to create a richly detailed surface in vibrant colors. Each is unique and may vary. Limited edition of 200.


Como contenedores de forma, las palabras que definen objetos, encierran una vasta simetría de significados, de modo que a veces es difícil acertar en el uso correcto de las palabras, pero hay una intersección entre la forma real y la forma de significado, donde la verdadera forma del objeto o pensamiento se expresa.

La forma externa del objeto puede ser recta, aguda, sin embargo en la percepción del mismo, la simetría es una esfera total o parcial, una vasija contenida.

Palabras vasija, tengo vasijas repletas de laberintos como horizontes en los ojos, caminos en los pies, caricias en las manos, aromas, fragancias, sabores en la boca. El volumen es un arco de viento vasija. El volumen esta hecho por dos manos que ahuecan su escondite a la música de un espacio.

Su forma encierra una vasija completa y una vasija inconclusa. El objeto es y se convierte. La palabra que lo nombra contiene la tensión de lo que ya es, y lo que se hace cada vez que se pronuncia la palabra, lo mismo con el espacio contenido.

Una vasija contiene muchas palabras, tantos sonidos como idiomas en el mundo; gracias a ello pueden decirse en distintas lenguas sentencias como ésta: “Haré una vasija con el barro de mis manos” “El hombre bebió de la vasija entre sus manos. “Ella ofreció de beber el agua dulce en la vasija que sostenían sus manos” “El maestro bebió la cicuta que trajeron los sirvientes en una vasija de barro” con excepción de la última, son frases nacidas de mirar desde distintos ángulos una misma cosa; la acción de beber. El último entrecomillado llegó a mí de la lectura de los “Diálogos de Platón” respecto a su maestro Sócrates.

Decir que el espacio contenido en la vasija es el alma de la misma sería exagerar. El contenido se puede sustituir por un soplo, agua, vino, leche, veneno, muerte. Distinto se dice de la proporción del objeto ¿Será esta la esencia del objeto; la materia, la composición química, las características particulares o la funcionalidad del objeto?

La esencia del objeto es el soplo que siempre queda en la vasija, aunque esté repleta de sustancias. En ese soplo caben la imagen y la poesía de la vasija.

, ,

Una respuesta a “LA PALABRA EN LAS COSAS”

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: