DIBUJO TEMBLOROSO

Sin dedicatoria.

 

De muchas formas has pintado para mí, como presumes tú, o los dos asumimos que yo he escrito para ti en varias ocasiones.

Podemos asumir cualquier cosa, asumir que esas formas en el vientre de tus formas son mías, y las  líneas incrustadas al contorno de las tuyas, el rubor, el líquido difuminado, y hasta el latido oculto, y seguir asumiendo, movidos por el errorde un sentimentaloide recuerdo de lo que pasó. A juzgar por el presente análisis, dudaría que fuera lo que recordamos. Esos rostros híbridos entre las manos cambian con la mirada.

Ahora que francamente admito tener mis dudas de lo que realmente fue contigo, seguramente tú , el tú que tuvo que ver algo conmigo, actualmente recuerdas los acontecimientos de otra manera, qué alivio. A lo que voy es que quizá la realidad fue distinta.

No es lo mismo ver el agua que tocarla. Puedes contemplar la imagen intacta y saber que es tu imagen. Pero solo te reconocerás al estirar la mano, y extraer del fondo de esa imagen de agua, el dibujo tembloroso de tu esencia, de mi esencia y beberla.

 

Beatriz Osornio Morales, imagen: Egon Schile

Anuncios